Samantha & Rudi

Castell Jalpí - Oliver & Viladoms Studio

Castell Jalpí

Novia Princesa. Un cuento de hadas hecho realidad

¿Cuantas veces hemos soñado con ser una princesa, paseando por nuestro castillo?

Pues Samantha hico realidad ese sueño casándose en el Castillo Jalpí en la costa brava.

Ella es gallega pero con raíces holandesas y Rudy, nuestro príncipe, holandés.

Estamos hablando de dos países muy distintos, con tradiciones muy distintas y formas de pensar muy diferentes.

Castell Jalpí y una carroza de caballos

Samantha quería una boda de princesa de cuento con un castillo, una carroza de caballos y una gran fiesta donde no faltara nada. Mientras que Rudy estaba acostumbrado a una boda al estilo de Holanda, donde hacen una breve ceremonia civil muy austera y luego una comida sencilla en algún hotel cercano con pocos familiares.

Castell Jalpí

Los novios se vistieron en el Castell Jalpí

Si veis este post os daréis cuenta como ha sido finalmente la boda de esta pareja tan divertida y diferente. Los novios se vistieron en las habitaciones que tiene el Castell Jalpí preparadas para ellos, y la ceremonia se celebró en el patio exterior con el Castell Jalpí de fondo.

Rudy, recibió muy emocionado a Samantha, quien entró al Castell Jalpí con su padre en un coche de caballos. Después de la ceremonia tuvimos 15 minutos para realizar el reportaje fotográfico de la pareja y a continuación pudieron disfrutar del aperitivo servido por Arcs Catering en frente del Castell Jalpí situado en Arenys de Munt.

Reportaje de fotos en Castell Jalpí

La cena se sirvió en el salón interior del Castell Jalpí, donde todos pudieron coger fuerzas para disfrutar del baile y el fin de fiesta donde, sobre todo los holandeses, lo dieron todo.
Para completar el reportaje fotográfico de los novios, salimos al exterior cinco minutos para hacer un par de fotografías más íntimas a los novios con el Castell Jalpí de fondo.

Castel de Jalpí. Ceremonia civil

El Castell Jalpí era antes una antigua casa fuerte del siglo XI que fue modificada a finales del siglo XIX como castillo con un marcado estilo ecléctico y romántico hecho al gusto de la nobleza catalana que la heredó. Su propietario, August Borràs-Jalpí de Mercader, puso en el castillo todos sus sueños y excentricidades y el resultado es espectacular.

No es de extrañar que por ese motivo se celebren bodas en ese lugar y si observas las imágenes del Castell Jalpí también querrás estar allí.

Sobre nosotros y nuestra fotografía:

Somos Lluïsa i Lluís, fotógrafos de bodas profesionales especializados en fotografía de boda, con base en Barcelona donde tenemos nuestro estudio. Nuestro estilo se basa en la fotografía documental y en nuestra forma única y creativa de captar los momentos y las emociones que suceden en tu boda. Nuestro objetivo es contar vuestra historia mediante imágenes elegantes, naturales y llenas de emoción.

Nos gusta fotografiar sin ser percibidos, buscando de forma discreta la autenticidad de cada momento y de cada persona, para captar con sinceridad tal como suceden las cosas, sin forzar posturas o situaciones irreales.

Cada persona es única y especial, y así es como nuestras emociones y nuestras fotografías captaran tu boda. Nuestras imágenes deben hablar de ti, contar tu historia y transmitirte con intensidad las emociones que estas viviendo.

La cultura visual ha cambiado. Instagram y las redes sociales nos invaden cada día con infinidad de imágenes. Internet está repleto de sitios donde inspirarse y ver todo tipo de fotografía de boda de todo el mundo. Tanto los novios como todos los servicios alrededor de la boda estamos influenciados por las tendencias y modas que van surgiendo.

Si buscas fotógrafo para tu boda te habrás dado cuenta que un mundo de límites extensos se abre ante ti. La mejor fotografía de boda del mundo ha adquirido otra dimensión, tiene un lenguaje propio fresco y espontáneo que se inspira en el cine, la música, la moda…

Es importante no dejarse llevar por cuatro fotos bonitas. Hoy en día todos tenemos alguna buena foto en nuestro móvil, es sólo una cuestión de probabilidad, si haces miles de fotos, alguna saldrá bien.

Lo complicado es conseguir buenas fotos de una forma continua y consistente, para poder valorar la calidad y el estilo de cualquier fotógrafo es imprescindible poder ver trabajos completos de diferentes bodas de principio a fin.

Otro factor importante para escoger a nuestro fotógrafo de boda es el feeling que tengamos con él. Vivirá de cerca vuestra boda durante 10 o 12 horas seguidas, así que alguien con quien no estés a gusto es lo último que desearás tener cerca.

La generación actual vive cada acontecimiento con la intención de capturar momentos, sensaciones y recuerdos que nos transporten de nuevo a revivir esas emociones.

Desde nuestros inicios hemos creído que lo principal era documentar este día centrándonos sobre todo en la familia, los novios y los amigos. Al contrario de otros fotógrafos, no se trata de realizar una serie de fotos como un editorial de moda con nuestro estilo artístico sin más, sino de captar las historias y las emociones únicas que suceden en cada boda y que son las verdaderamente importantes en vuestras vidas. No dejemos que otros temas superficiales nublen o nos desvíen de lo principal.

Tenemos nuestro estudio de fotografía en Barcelona, pero nos desplazamos hasta el fin del mundo si es necesario . Por lo que se refiere a nosotros, somos artistas y disfrutamos con la fotografía, pero ante de todo somos personas que fotografiamos a personas.

Y volviendo a nuestros principitos, la boda fue romántica y muy dulce como era de esperar, no obstante paso algo descomunal y precioso.

Mariposa posada en el dedo de Samantha

Para entenderlo debéis saber que la abuela de Samantha falleció recientemente antes de celebrarse la boda. Muy triste para toda la familia y especialmente para la novia que hubiese querido compartir su gran día con ella. Pues parece que el alma de su abuela le hizo caso. En el momento que se soltaron las mariposas había una que no se lanzo al vuelo y se poso en la mano de Samantha. Esa mariposa llevaba el alma de su abuela que estaba allí para acompañarla en su gran día. En la siguiente fotografía se ve como la mariposa esta posada sobre su dedo y Samantha rompe a llorar, muy emotivo para todos.