SMASH CAKE

Tu bebé y una tarta

Empty tab. Edit page to add content here.

Si, has leído bien, tu bebé y una tarta. La hemos liado y lo sabemos, pero nos encanta y nos encanta más todavía el resultado. Estamos hablando de nuestras especiales sesiones de estudio de smash cake, pensadas especialmente para que ese pequeño rey o pequeña reina de la casa se divierta al máximo con lo que más le gusta, el dulce. Cualquier excusa es buena, muchas familias aprovechan los primeros años de cumpleaños para tener unas fotografías diferentes y de calidad, que muestren diversión acompañadas de una estética muy cuidada. Porque vestimos de gala nuestro estudio en Barcelona para tal ocasión. Al fin y al cabo, juntar a un bebé con una tarta es una fiesta en toda regla.

Vamos a dejar que vuestro bebé haga lo que quiera, literalmente. Que le llegue la nata hasta las orejas, que se lleve las manos a la boca, tirado por el suelo, con un zapato puesto y otro no. Todo lo que normalmente no se le permite hacer. Porque su cara de felicidad no tiene precio. Ellos saben que están viviendo una situación especial y divertida, se nota en las expresiones pícaras de sus pequeños rostros, lo pasan en grande. Y esas expresiones son las que conquistan a la cámara, totalmente rendida ante tal despliegue de espontaneidad infantil. Como fotógrafos profesionales nos encantan estos momentos. Las sesiones de fotos de smash cake son sesiones de estudio diferentes y muy especiales, cargadas de dinamismo y colorido.

Algunos de vuestros bebés llegan impecablemente vestidos a nuestro estudio, pero no es así como suelen terminar, para muestra la galería de fotos que podéis ver aquí mismo. Otros padres ya optan por prendas más ligeras, sabedores de cómo acabará todo. Porque la situación es la siguiente, colocar a vuestro bebé en un espacio de nuestro estudio previamente engalanado y decorado, y dejarlo delante de una tarta de considerables dimensiones. Cerrad los ojos porque a partir de aquí empieza la fiesta. Nosotros nos movemos persiguiendo sus pasos juguetones, sus carcajadas de absoluta felicidad, su cara manchada, sus pequeños pasos atolondrados. Lo seguimos, dejando que marque el ritmo. Nos gusta trabajar así porque queremos fotografías frescas, divertidas y, al mismo tiempo, llenas de ternura y belleza, sin olvidarnos de que estamos delante de un bebé, del pequeño rey de la casa.

Y rey y reina será por un día, porque si hace falta le pondremos su corona. Todo para que ese pequeñín se encuentre cómodo, relajado y, sobre todo, confiado, tanto que llegue a olvidarse de nosotros. Que olvide que dos fotógrafos y padres enamorados de los críos están tomando buena nota de cada gesto y de cada risa, de cada movimiento. Podemos prometeros que el resultado de estas sesiones de smash cake son fotografías que suelen terminar enmarcadas en un lugar destacado de la casa, porque representan la felicidad misma, ese tipo de felicidad que solo los más pequeños son capaces de llevar a un hogar. Sin más que decir, vamos a divertirnos juntos, vamos a mancharnos por un día.

¿Más info sobre nuestros reportajes?